Espido Freire - El Mundo, 2005

Espido Freire

David Torres 
El Mundo, 2005.

16 de Junio de 2005

ESPIDO FREIRE


Un hada buena, una princesa de incógnito. Caperucita paseando alegremente por el bosque antes de tropezar con el lobo y mandarlo a hacer flexiones para que pierda tripa. Algo en la fisonomía de esta mujer remite al universo de los mitos y cuentos infantiles, a las Cenicientas que se prueban vestidos de fiesta, a las Sirenas que perdieron la cola de pez, a las niñas que se chupan inocentemente el dedo después de pincharse con una rúeca envenenada.

Pero la ironía de la boca, la inteligencia de los ojos corrigen la versión canónica: la Cenicienta paga con targeta de crédito; la Sirenita calza zapatos de tacón; la niña no se duerme ni se chupa el dedo, sino que mra cara a cara el sueño, abre el cuaderno de ortografía y, mientras se restaña la sangre, empieza a escribir una novela. 
En verdad, los ojos forman el altar de la cara, unos ojos inmensos, tan grandes que uno no sabe de qué color son y que hacen que nariz, boca y barbilla se eclipsen, engullidas por las pupilas como en un dibujo de cómic japonés, un manga erótico mesmerizado por las hadas y las ninfas de la dulce Irlanda.

El mentón está a punto de desaparecer, la boca de borrarse: un hermoso rostro que sugiere misterio, elipsis, sesiones de espiritismo, apariciones en espejos empañados, damas misteriosas envueltas en vapor, vagando por los corredores de un castello encantado. Las huellas no son de pies descalzos, sino de zapatos de tacón de aguja, y lo malo es que conducen siempre a la biblioteca del castillo. Junto a la laguna negra, hay un bikini mojado. En vez de gritos y lamentos desde la torre, en la alta noche se recitan poemas. Luego resulta que el fantasma en cuestión gasta sostén de talla extra y se peina una cabellera larga y espesa que podría servir para fabricar escalas en obras de teatro isabelino. Así no vale.

La carne y el espíritu luchan encarnizadamente en este cuerpo que aprece evanescente y que, no obstante, está lleno de curvas excitantes y recodos de alabastro, de pestañas y uñas épicas. La carne y el espíritu pelean en los labios casi siempre entreabiertos, en la ansiedad palpitante de la nariz, pero se reconcilian en las manos de balada medieval y en los ojos de poema persa.

Por cierto, que se diría que las manos están hechas para lucir despedidas y anillos, para estrangular amantes y sostener halcones, y sin embargo los dedos apuntan la firmeza de la máquina de escribir y la arquitectura desordenada de los alfabetos. La frente tampoco oculta un estuche ni un joyero ni más reino que el de la imaginación: no se corta el pelo por no romper la urdimbre donde se tejen las historias.

Hay melancolía en el rostro, nostalgia en los gestos, tristeza en la cintura, pero la niña está crecidira ya, va sola por el bosque, ningún lamento por la perdida cola de pez hincha su pecho de Sirena. Hace ya mucho tiempo que no se chupa el dedo. En ella, en sis sinuosas formas femeninas, los cuentos y los mitos se han dado la vuelta como calcetines: la Cenicienta manda a la porra el príncipe y busca una zapatería de guardia. Penélope se harta de esperar a Ulises, tira el telar a la basura y se pone a recitar la ilíada en la plaza de Itaca. El castillo se alquila. Y sin embargo, con lo alta que es, siguen quedando ganas de sentarla en el regazo y contarle un cuento, cepillarle amablemente el pelo, cantarle una balada para que se duerma, decirle unas cuantas mentiras. Érase una vez. Y vivieron felicez. Qué ojos tan grandes tienes.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios relacionados con sus preferencias y hábitos de navegación. Si continua navegando o no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

1 - ¿Qué son las cookies?

Las cookies son pequeños archivos de texto que una página Web puede poner en tu ordenador o dispositivo móvil la primera vez que visitas un sitio Web o página. La cookie ayudará al sitio Web, o de otro sitio web, a reconocer tu dispositivo la próxima vez que se visite. Hay muchas cosas que realizan las cookies. Por ejemplo, pueden ayudarnos a recordar tu nombre de usuario y preferencias, analizar el funcionamiento de nuestro sitio Web, o incluso nos permite recomendarte el contenido que creemos que puede ser interesante para ti,

Algunas cookies no contienen información personal - por ejemplo, si haces clic en "Recuérdame" al iniciar sesión, una cookie se almacenará con tu nombre de usuario. La mayoría de las cookies no recopilará información que te identifique, solamente recogen la información general, cómo los usuarios llegan al Site y utilizanla Web, o la ubicación general del usuario.

2 - ¿Qué tipos de cookies se utilizan?

En general, se utilizan las cookies para realizar hasta cuatro funciones diferentes:

1. Cookies de personalización

Algunas cookies son esenciales para el funcionamiento de nuestro sitio Web. Por ejemplo, algunas cookies nos permiten identificar el idioma del usuario, configuración regional o desde donde accede. Si un abonado opta por desactivar estas cookies, el usuario le será más difícil acceder a todo el contenido a tu disposición.

2. Cookies de análisis

Utilizamos otras cookies para analizar cómo nuestros visitantes utilizan nuestro sitio Web y para controlar el rendimiento Web como Google Analitics. Esto nos permite ofrecer una experiencia de alta calidad a usuarios mediante la personalización de nuestros contenidos y la rápida identificación y la fijación de cualquier problema que surja. Por ejemplo, podemos utilizar cookies rendimiento para realizar un seguimiento de qué páginas son las más populares, qué método de vinculación entre las páginas es más eficaz, y para determinar por qué algunas páginas están recibiendo mensajes de error. También podríamos utilizar estas cookies para resaltar artículos o servicios del sitio que creemos que será de interés para los usuarios, basados en la navegación enla Web

3. Cookies técnicas

Las cookies técnicas que nos permiten recordar tus preferencias. Por ejemplo, las cookies te ahorran la molestia de escribir su nombre manualmente cada vez que accedas al sitio, y recordar las preferencias de personalización, tales como la apertura de menús laterales según la visita anterior al iniciar sesión, recordar elementos que integran un pedido, realiza runa solicitud de inscripción o compartir contenidos a través de redes sociales.

También utilizamos cookies técnicas para ofrecerte mejores servicios.

4. Cookies publicitarias y de comportamiento

Se utilizan para servirte los anuncios que creemos que pueden ser relevantes para ti y para tus intereses. Por ejemplo, si visitas la sección de web para empresas de Espido Freire, podemos ofrecerte ofertas especiales de este tipo de producto que pueden ser de tu interés. Podrás ver estos anuncios Espido Freire en otros sitios que visites en la red. Sin embargo, en ningún momento tendremos acceso a tus datos personales.

El sitio Espido Freire utiliza cookies de publicidad gestionadas por terceros para la promoción de sus productos tanto en páginas Web de Espido Freire como en páginas que no pertenecen a Espido Freire. Puedes dejar de recibir determinadas cookies publicitarias gestionadas por terceros al acceder a sus páginas web.

3- ¿Durante cuanto tiempo guardamos la información?

Depende del tipo de cookie. Las cookies de sesión caducan al cerrar el navegador. Las cookies persistentes, suelen caducar cuando transcurre un periodo de tiempo que puede oscilar entre los dos meses y los dos años.

4 - ¿Puedo bloquear / desactivar las cookies de usuario de un sitio Web?

Como hemos explicado anteriormente, las cookies te ayudan a obtener el máximo rendimiento de nuestros sitios Web.

En caso de hayas visitado la web de Espido Freire después la fecha indicada en el pie de esta página, deberías haber visto un mensaje que explica que al continuar para acceder a nuestro sitio, aceptas el uso de cookies.

Recuerda que puedes desactivar las cookies en el navegador que utilices para acceder a nuestra web y recuerda que si decides desactivar las cookies, es posible que algunas secciones de nuestro sitio Web no funcionaran correctamente

5 - Cambios en nuestra política de privacidad.

Cualquier cambio que se pueda producir en el futuro con respecto a nuestra política de privacidad será publicada en el futuro en esta misma página. Te recomendamos el que visites este apartado para comprobar regularmente las actualizaciones o cambios en nuestra política de privacidad.