Mirar más allá

Publicado el Miércoles, 15 Abril 2020. Publicado en: Recomendaciones espidianas

Mirar más allá

Para quienes hemos vivido tanto a través de la literatura como de la vida real, estos días nos devuelven al antiguo hábito de escapar de la realidad con historias nuevas o viejas  narraciones, con libros, con películas que nos hablan precisamente de esos libros. Las historias ofrecen esa oportunidad, cálida y permanente: nos acogen sin pedir gran cosa a cambio, y enseñan, repiten, ilustran con enorme paciencia. Ahora que no podemos ver más que lo inmediato, unos pocos días o unas pocas horas de futuro, los libros nos animan a mirar más allá, a suspender el tiempo, el espacio, el miedo y la preocupación, y sustituirlo por aventuras, romances, saltos en el tiempo y enseñanzas eternas.

Un ser humano puede enamorarse de un libro con la misma intensidad que de una persona real: hay quien ha dedicado su vida a estudiar y a comprender sus secretos, y quien los enseña, una y otra vez, para que su memoria se extienda por una generación más, por siempre. Mis amores se encuentran más repartidos: literatura inglesa y española, poesía medieval, ensayo y las historias clásicas destinadas a los niños; y les soy escrupulosamente fiel. Algunos de los momentos más felices de mi vida han tenido lugar con mis ojos fijos en las páginas, mientras oscurecía fuera, o bajo una manta, con una lucecita, o hasta que la biblioteca cerraba y tenía que marcharme. Mi madre me perseguía para encenderme otra lámpara: ahí no ves (esa frase que lleva implícito el título de madre),  tienes que cuidar la vista.

EspidoLentillas2

No le faltaba razón: para quien se queda atrapado en un libro ese es uno de los pocos peligros. No el que acechaba a Quijote, el perder el juicio, sino el que persiguió a Borges, que se oscureciera la vista. Yo he sido miope y astigmática, y la única señal inevitable que percibido de que el tiempo huye es que la vista cansada comienza a asomar entre las letras. En su momento abracé con entusiasmo las lentillas (las gafas me parecían una tortura física y estética) y pocas cosas cuido y valoro más que la salud ocular: hago descansos frecuentes, para que la vista descanse (otra manera de mirar más allá). Cuido  que el parpadeo no se reduzca. Un poco de lágrima artificial, para que el ojo esté bien hidratado y la tensión, que a veces acumulo sin sentir, no ascienda.

Las gatitas ayudan, claro está: han establecido turnos, y cada cierto tiempo una de ellas viene a demandar atención a su manera. Rusia exige, Ofelia me mira con sus enormes ojos verdes y parpadea, Lady Macbeth me recuerda que ella sin amor constante muere. Por si acaso se despistan, cada veinte minutos suena una alarma. Cierro los ojos, hago un par de ejercicio visuales, miro al otro lado de la calle por una ventana abierta.

Recuerdo, de jovencita, mi desesperación cada vez que una lentilla se caía o se perdía, el grito de alarma, ¡Que no se mueva nadie!, el alivio si aparecía en el suelo, o prendida en cualquier sitio extraño, y la ceguera en la que me quedaba si no la encontraba, hasta que se reemplazaba. La idea de que las lentes de contacto pudieran ser desechables era de una modernidad casi enloquecida. ¿Lentillas de colores? Sin duda aquello estaba solo al alcance de las estrellas de cine. Que corrigieran defectos de visión, o que pudieran ser progresivas se veía muy lejos. Que además, llegara el tiempo de los precios baratos en lentillas parecía un sueño, como el de los coches voladores. Pero en fin, en esos tiempos estamos, en los que vemos aquello que nunca creímos ver, y en que encontramos esperanza en lugares insospechados. 

Leo tanto como de niña, o quizás más, en estos días en los que me resulta más sencillo que escribir. Cada cierto tiempo, levanto los ojos, vuelvo un poco a a realidad. Me enciendo mi propia luz, si lo necesito. Me digo: Ahí no ves. Me río de mí misma, acaricio a una de las gatitas. La vida es esto, aquí, esto que tenemos, esto que vemos.

EspidoLentillas3

Las fotos fueron tomadas por Nika Jiménez, en mi casa, antes de que comenzáramos el confinamiento. Lady Macbeth, como siempre, ayudó en todo lo que pudo.

Compartir artículo

Leave a comment

You are commenting as guest.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios relacionados con sus preferencias y hábitos de navegación. Si continua navegando o no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

1 - ¿Qué son las cookies?

Las cookies son pequeños archivos de texto que una página Web puede poner en tu ordenador o dispositivo móvil la primera vez que visitas un sitio Web o página. La cookie ayudará al sitio Web, o de otro sitio web, a reconocer tu dispositivo la próxima vez que se visite. Hay muchas cosas que realizan las cookies. Por ejemplo, pueden ayudarnos a recordar tu nombre de usuario y preferencias, analizar el funcionamiento de nuestro sitio Web, o incluso nos permite recomendarte el contenido que creemos que puede ser interesante para ti,

Algunas cookies no contienen información personal - por ejemplo, si haces clic en "Recuérdame" al iniciar sesión, una cookie se almacenará con tu nombre de usuario. La mayoría de las cookies no recopilará información que te identifique, solamente recogen la información general, cómo los usuarios llegan al Site y utilizanla Web, o la ubicación general del usuario.

2 - ¿Qué tipos de cookies se utilizan?

En general, se utilizan las cookies para realizar hasta cuatro funciones diferentes:

1. Cookies de personalización

Algunas cookies son esenciales para el funcionamiento de nuestro sitio Web. Por ejemplo, algunas cookies nos permiten identificar el idioma del usuario, configuración regional o desde donde accede. Si un abonado opta por desactivar estas cookies, el usuario le será más difícil acceder a todo el contenido a tu disposición.

2. Cookies de análisis

Utilizamos otras cookies para analizar cómo nuestros visitantes utilizan nuestro sitio Web y para controlar el rendimiento Web como Google Analitics. Esto nos permite ofrecer una experiencia de alta calidad a usuarios mediante la personalización de nuestros contenidos y la rápida identificación y la fijación de cualquier problema que surja. Por ejemplo, podemos utilizar cookies rendimiento para realizar un seguimiento de qué páginas son las más populares, qué método de vinculación entre las páginas es más eficaz, y para determinar por qué algunas páginas están recibiendo mensajes de error. También podríamos utilizar estas cookies para resaltar artículos o servicios del sitio que creemos que será de interés para los usuarios, basados en la navegación enla Web

3. Cookies técnicas

Las cookies técnicas que nos permiten recordar tus preferencias. Por ejemplo, las cookies te ahorran la molestia de escribir su nombre manualmente cada vez que accedas al sitio, y recordar las preferencias de personalización, tales como la apertura de menús laterales según la visita anterior al iniciar sesión, recordar elementos que integran un pedido, realiza runa solicitud de inscripción o compartir contenidos a través de redes sociales.

También utilizamos cookies técnicas para ofrecerte mejores servicios.

4. Cookies publicitarias y de comportamiento

Se utilizan para servirte los anuncios que creemos que pueden ser relevantes para ti y para tus intereses. Por ejemplo, si visitas la sección de web para empresas de Espido Freire, podemos ofrecerte ofertas especiales de este tipo de producto que pueden ser de tu interés. Podrás ver estos anuncios Espido Freire en otros sitios que visites en la red. Sin embargo, en ningún momento tendremos acceso a tus datos personales.

El sitio Espido Freire utiliza cookies de publicidad gestionadas por terceros para la promoción de sus productos tanto en páginas Web de Espido Freire como en páginas que no pertenecen a Espido Freire. Puedes dejar de recibir determinadas cookies publicitarias gestionadas por terceros al acceder a sus páginas web.

3- ¿Durante cuanto tiempo guardamos la información?

Depende del tipo de cookie. Las cookies de sesión caducan al cerrar el navegador. Las cookies persistentes, suelen caducar cuando transcurre un periodo de tiempo que puede oscilar entre los dos meses y los dos años.

4 - ¿Puedo bloquear / desactivar las cookies de usuario de un sitio Web?

Como hemos explicado anteriormente, las cookies te ayudan a obtener el máximo rendimiento de nuestros sitios Web.

En caso de hayas visitado la web de Espido Freire después la fecha indicada en el pie de esta página, deberías haber visto un mensaje que explica que al continuar para acceder a nuestro sitio, aceptas el uso de cookies.

Recuerda que puedes desactivar las cookies en el navegador que utilices para acceder a nuestra web y recuerda que si decides desactivar las cookies, es posible que algunas secciones de nuestro sitio Web no funcionaran correctamente

5 - Cambios en nuestra política de privacidad.

Cualquier cambio que se pueda producir en el futuro con respecto a nuestra política de privacidad será publicada en el futuro en esta misma página. Te recomendamos el que visites este apartado para comprobar regularmente las actualizaciones o cambios en nuestra política de privacidad.